VISITAR AL RECIÉN NACIDO??

0 Flares 0 Flares ×

cursillo-4

 

Si bien todos quieren estar presentes cuando llega un nuevo miembro al hogar, yo opte con mi marido con restringir al máximo las visitas, de hecho solo nos visitaron nuestros padres, y el resto de los días no más de dos personas en los horarios que acordaban con mi esposo.

A veces cuesta decirlo o explicarlo pero hay algo que cualquier persona con sentido común entendería, el bebé los primeros días solo necesita conocer sentir y oler a sus padres.

Comparto con ustedes esta columna.

LAS VISITAS

De partida, cada vez más médicos recomiendan que por lo menos durante las primeras 24 horas no haya visitas, para que éstas transcurran solo entre el bebé y su mamá y papá. De esta manera se favorece el vínculo y se facilita la lactancia al estar la madre más tranquila (y en esos momentos en que no sabes ni cómo tomar al bebé, ¡vaya que se agradece no tener espectadores que más encima te pongan nerviosa!)

Madre y bebé acaban de pasar por una situación más o menos estresante, por lo que ambos están muy cansados: la madre por el trabajo de parto; y el bebé por la llegada a un mundo completamente diferente del que vivió por varios meses, en donde reinaba la paz y tranquilidad del vientre materno. Entonces, lo que más necesitan ambos en esas primeras horas es poder compenetrarse mutuamente; que el bebé sienta el calor de la mamá, el contacto piel con piel, y ser amamantado frecuentemente.

Por lo mismo, durante las primeras 24 horas lo más importante es la prudencia. Especialmente considerando que los nuevos padres esperaron nueve meses para conocer a su hijo, entonces es entendible que estas primeras horas sean solo de ellos, un tiempo a solas para conocer a su bebé, en un entorno tranquilo. Las visitas deberán respetar esta intimidad tan necesaria.

Otros puntos a considerar:

Hoy contamos con excelentes herramientas tecnológicas que pueden servir, por ejemplo, el whatsapp. El padre puede crear un grupo para mantener al tanto a los amigos y familiares; además de coordinar las visitas y todo lo que ello conlleva. Entonces no olvides:

1.- Llamar o escribir antes de ir: es importante organizarse con el papá, para indicar la hora en que irán a visitarlos y quiénes irán. La idea es que no se llene de gente la habitación. Si pueden además avisar cuando estén llegando a la clínica, ideal, así, si hay más gente, el padre puede empezar a “despacharlos”.

2.- Visitas cortas: evita que el tiempo de visita supere los 25 minutos, sino se vuelve agotadora para la mamá, que no tendrá un minuto de paz.

3.- Respetar el tiempo de lactancia: hay algunas mamás que no se complican en amamantar delante de otras personas. Pero, si bien es un acto muy natural, también es un minuto íntimo. Así que lo ideal es que las visitas salgan de la habitación cada vez que la madre tenga que alimentar a su bebé (ojo, que ellos “toman papa” entre 12-15 veces en un día).

4.- Evitar tomar al bebé: al menos los primeros días conviene que lo tomen únicamente los padres, ya que el bebé está en un período en donde está interiorizando los nuevos estímulos que tiene este nuevo mundo, y uno de ellos es el aroma. De todas maneras, si los padres te permiten tomar al bebé, lávate bien las manos antes y, por supuesto, evita darle besos, porque de esta manera se le transmiten muchos “bichos” que quizás a los adultos no nos afectan, pero al bebé sí.

5.- Sin virus por favor: si se está resfriado o se tiene cualquier enfermedad contagiosa no se debe visitar al bebé en el hospital por mucho que se desee, ya que se hace correr al pequeño un riesgo innecesario.

6.- No invitar a más gente: las visitas deben abstenerse de invitar a otras personas, ya que se puede crear una situación muy incómoda para los padres, sobre todo si no conocen, o conocen poco al invitado. También se debe evitar ir con niños, especialmente los más pequeños, ya que el ambiente podría tornarse un poco caótico.

7.- Nada de consejos: aunque los padres sean primerizos, solo hay que dar consejos y opiniones si estos los piden. No olvidemos que ellos ya han habrán recibido gran cantidad de información de expertos. La información que abuelas, cuñadas, amigas y hermanas puedan ofrecer, deberá reservarse para cuando los padres pidan recomendaciones.

8.- Privacidad familiar: he dejado para el último un tema en el que personalmente quiero hacer énfasis: las publicaciones en redes sociales. Queridas visitas, demás está decirles que deben ser muy cuidadosas en ese tema y primero consultar a los padres si no les incomoda que ustedes publiquen las fotos del recién nacido, ya sea en Facebook, Twitter, Instagram u otros. Si me preguntan a mí, yo considero innecesario exponer a los niños en las redes sociales desde tan pequeños, sobretodo en perfiles de personas ajenas al círculo íntimo del bebé (papá y mamá). Simplemente me parece una falta de respeto publicar fotos de otros, sin preguntar antes.

¿Visitas en casa?

Ya pasado el período de la clínica, muchos quieren repetirse el plato en la casa; y otros que no alcanzaron a ir, buscarán un momento para acercarse al hogar a conocer al bebé. Por lo mismo quiero recordarles que durante el primer período, el bebé necesita a su madre al cien por cien, razón por la que las primeras semanas en casa suelen ser caóticas, faltando tiempo para cosas básicas como limpiar, hacer las compras, preparar la comida… y ¡recibir visitas! Pero ojo, las visitas “útiles” son muy bien recibidas. Así que si quieres ayudar en algo, ¡hazlo! Pero siempre de forma práctica. ¡He dicho!

Espero esta columna les sea útil. Un abrazo a todas.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

No se admiten más comentarios