PRIMEROS DIENTES “OH QUE DOLOR”

0 Flares 0 Flares ×

La erupción de los dientes es un fenómeno fisiológico normal. Los dientes primarios son un total de 20 y en general su aparición se inicia a los 6 meses, completándose el total de piezas para los 30 meses. En la mayoría de los lactantes la dentición -aparición de los dientes de leche- comienza entre los cuatro y siete meses de edad y se completa entre los dos y tres años de vida. No obstante, en algunos niños puede empezar a desde los 3 meses. La dentición temporal tiene como una de sus principales funciones la de preparar el sistema estomatognático para mejores exigencias funcionales durante la dentición mixta y permanente.

La primera función de la boca es la succión en el amamantamiento. Para las guaguas la necesidad de succión es instintiva y se relaciona con el hambre, la sed y la necesidad de contacto corporal. El contacto de la boca estimula el pezón y con ello la lactancia materna, la cual es muy importante para lograr el posterior crecimiento y desarrollo normal de los dientes.

 Los adultos pueden darse cuenta que al niño le están saliendo sus primeros dientes cuando empieza a salivar más de lo habitual, se mete la manito en la boca, se frota las encías (esto último también se ve a los 3 meses no por la salida de los primeros dientes, sino por las papilas gustativas), se pone irritable, rechaza la comida, tiene mal dormir y en algunos casos presenta deposiciones más blandas o fiebre por un par de días (37,5), explica el pediatra Luis Vives. No hay manera de predecir qué niño tendrá una dentición fácil y cuál la tendrá difícil. Pero la pauta la establece el primer diente. El niño se lleva cosas a la boca para roerlas, con objeto de que el molar se abra paso a través de la encía. Este procedimiento es acertado, por tanto, no hay que detenerlo, sino dar al niño objetos de plástico, limpios y sin peligro, para que le ayuden a cortar las encías y detengan el hábito de morderse el dedo, comenta el pediatra.

Los primeros dientes en aparecer son los incisivos inferiores centrales. Luego de uno o dos meses, aparecen los cuatro incisivos superiores. El proceso de la dentición puede ser molesto para algunos lactantes y en otros casos puede  pasar desapercibido. Las molestias pueden prolongarse por algunos días e incluso alterar los patrones de sueño. No obstante, diversos estudios demuestran que la dentición no duele y no debiese causar irritabilidad. Si el niño esta irritable es mejor contactar  a su pediatra, para descartar otra patología.

La mejor manera de aliviar las molestias según comenta el doctor Vives, es teniendo un buen apego con su hijo, abrazarlo, manteniendo un buen vínculo emocional, hacerlo reír para que libere endorfinas que lo van a calmar y a relajar. También le puede hacer masajes con el dedo humedeciéndolo en agua fría y luego frotándole suavemente sobre las encías.

Recomendaciones Naturales

El uso de jarabes naturales como Calmatol,  es una muy buena alternativa ya que contiene productos naturales como la manzanilla y tilo que alivian y relajan al niño sin efectos secundarios y con una experiencia de muchos años que avalan su seguridad.

La manzanilla actúa como desinfectante y calmante, mientras el tilo tiene un efecto sedante y analgésico en la boca del niño.

También te puede interesar COLLARES DE AMBAR PARA LA DENTICIÓN

Proceso de Dentición

Incisivos inferiores: Entre los 5 y los 12 meses.

Incisivos superiores: Entre los 7 y los 10 meses.

Laterales superiores e inferiores: Entre los 9 y 12 meses

Primeros molares superiores e inferiores: Entre los 12 y los 18 meses.

Caninos superiores e inferiores: Entre los 18 y los 24 meses.

Segundos molares inferiores y superiores: Entre los 24 y los 30 meses.

Limpieza de los dientes

Se puede iniciar la limpieza de la boca desde el primer día de vida. Se usa una varilla de algodón húmedo (cotonito), luego con la aparición de los primeros dientes de adelante, puedes hacerlo con tu dedo envuelto en un pañal de género o un trozo de gasa, un par de veces al día. Ten cuidado de hacerlo delicadamente, ya que algunos niños o niñas pueden tener las encías más sensibles. No olvides limpiar siempre la lengua y las mucosas y repetir esta acción todos los días después de cada comida, así también tu hijo o hija aprende la rutina de mantener su boca limpia y sana.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

No se admiten más comentarios