MAMÁ DOCTORA, DICE: OTRA COSA ES CON GUITARRA…LA FIEBRE

0 Flares 0 Flares ×

La fiebre que gran tema que es! Creo que nadie queda indiferente cuando un niño tiene fiebre y mucho menos si es nuestro hijo. Y créanme que aunque una tenga los conocimientos médicos, cuando tu hijo tiene fiebre, algo se te aprieta en la guata, y aunque sepas que hacer y cómo se puede tratar, no deja de causar una cierta angustia, y al igual que cualquier mamá, te pasas la noche en vela cuidando que no suba demasiado, o solo atenta a que todo marche bien.

Así que no se sientan mal si le temen a la fiebre, también me ha pasado.
Pero, como pienso firmemente que el conocimiento es poder, trataré de entregarles algunos tips para enfrentarla cuando sea necesario.

¿Qué es?

La fiebre es un síntoma, que representa que el cuerpo está montando una batalla para defenderse de algún daño, siendo en los niños la causa más frecuente un virus.
Es por esto, que cuando manejamos la fiebre, debemos saber que solo estamos manejando el síntoma y no la causa de la fiebre.

Primero, es importante saber que los peques son unos valientes y saben llevar mil veces mejor que nosotros la fiebre. Un adulto con 38ºC cree que es su fin, sin embargo muchos niños pueden llevar esta temperatura, muertos de risa y jugando.

Que entendemos por fiebre

Fiebre va a ser la temperatura sobre 38ºC tomada en la axila del niño, ya no se usan las tomas en otros sitios de forma regular, ya que existen variaciones, y así esta convención permite que todos hablemos el mismo idioma.

Temperatura

  • Menor a 35ºC es hipotermia
  • Entre 36ºC y 37,5ºC es considerada normal.
  • Entre 37,5ºC y 37,9ºC se considera febrícula o subfebril.
  • Sobre 38ºC Fiebre

Esto tiene relevancia para el manejo que vamos a tener. Así, cuando estemos frente a una febrícula, intentaremos que el niño se sienta más cómodo con algunas medidas físicas, sin utilizar medicamentos.

Las medidas físicas con todas aquellas acciones que involucren disminuir la temperatura naturalmente, tales como:

  • Poner paños húmedos tibios.
  • Ofrecer con frecuencia líquidos (leche materna si es menor a 6 meses y leche materna y agua si ya bebe agua)
  • Desabrigar

Cuando la temperatura supera los 38ºC, además de las medidas físicas pueden ser necesarios el uso de medicamentos.
Me detengo en este punto para hacer una salvedad. Como ya mencionamos, la fiebre es la expresión de la batalla que está dando el cuerpo por defenderse, por tanto, en si no es mala, de hecho es un excelente referente de la respuesta inmunológica de nuestros pequeños.

Por ejemplo, la fiebre en sí misma no causa convulsión, pero sí los cambios bruscos de temperatura, pueden desencadenarla en un niño predispuesto a convulsionar.
La recomendación en general es tratar la fiebre cuando está provocando malestar al niño. Algunos pequeños valientes toleran mejor que otros la temperatura, y ahí cada madre conoce a su hijo. Si veo a mi niño decaído, con dolor de cuerpo por la fiebre, y tiene 38oC de temperatura, la voy a tratar, por el contrario, si con 38,5oC se ve “como tuna”, mejor ayudarlo con medidas físicas y nada más.

¿Por qué el paracetamol no me funciona?

Una de las causas más frecuentes de angustia de los padres es cuando dan el famoso paracetamol y la fiebre vuelve. Amigas, déjenme contarles que la mayoría de las veces es porque no estamos dando la dosis correcta. Si bien es un medicamento muy común y seguro para nuestros hijos, la dosis adecuada es entre 10 a 15 mg por kilo, en el formato que usted guste. Si uno se fija bien en las dosis se darà cuenta de que casi toda la vida usó menos de lo que debía, y sí, sobre los 35 kilos, se puede administrar un paracetamol de 500 mg (de adulto) sin problemas.
Es bueno aclarar la expectativa del efecto del paracetamol, ya que si bien es bueno, no es mágico y tarda aproximadamente una a dos horas en hacer todo su efecto, por lo que si hace 30 minutos lo administre y no le ha bajado la fiebre, debemos mantener la calma, porque su efecto tarda pero llega.

La duración del efecto debe ser aproximadamente de 6 horas.
Mi recomendación, usar la astucia de mamá, si le di paracetamol, bajó la fiebre y el niño está ok, espero las 6 horas y le vuelvo a tomar la temperatura, si está sin fiebre, tranquila, y controlo temperatura en un par de horas más o cuando lo note decaído, para ver si es necesaria una nueva dosis.

Un niño puede ser manejado con estas medidas en la mayoria de los casos. No se aconseja el uso simultáneo de otros antipiréticos como ibuprofeno o diclofenaco de manera simultánea, alternada o como primera opción, ya que los efectos adversos pueden ser mayores que los beneficios sobre todo en niños pequeños.

Cuando urgirse y llevar a nuestro pollito a urgencias…

  • Cuando mi peque es menor de 3 meses y tiene fiebre
  • Cuando presenta manchas en la piel, asociadas a la fiebre
  • Cuando está demasiado decaído, irritable o llora desconsoladamente y no logramos calmarlo 
aunque bajemos la temperatura
  • Cuando presentan una convulsión o pierden el conocimiento
  • Cuando presentan dificultad para respirar (se le hunden las costillas, silba el pecho, no se logra 
alimentar)
  • Cuando los vómitos o diarrea impiden que se mantenga hidratado
  • Cuando orina poco o no orina
  • Cuando la fiebre tiene más de 48 hrs de evolución, en niños más grandes
  • Cuando tenga una patología que es crónica (cardiopatía, enfermedad pulmonar, etc)

En todas las ocasiones descritas, la fiebre puede ser expresión de una enfermedad de cuidado, y debe ser evaluada por un profesional. 
Bueno mamitas! sé que es un tema arduo, pero el conocimiento es poder!!! Así que ya sabemos algo más para enfrentar la fiebre de mejor manera, y aunque igual pasaremos la noche en vela con los pequeños valientes, al menos sabremos a qué atenernos…. un abrazo grande a todas!

Dra. Ximena Campos.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

No se admiten más comentarios