LAS PRIMERAS COMIDAS TODO UN DESAFIO

0 Flares 0 Flares ×

Qué extraña sensación cuando nuestros bebés inician sus primeras comidas. A veces estamos ansiosas de que prueben algo de nuestro mundo, los vemos saborearse y estamos tentadas a darle probaditas. Por otra parte, al empezar la alimentación con mi hija se me apretó un poquito el corazón, porque significa que está creciendo, y me parece tan rápido!

Pero esto de empezar a alimentar a un bebé, claramente no es como uno lo espera. La mini comida que uno prepara con tanto amor, cuidando las medidas y proporciones termina siendo probada apenas por esa pequeña boquita, primero porque es algo nuevo, que recién van conociendo por lo que no debemos asustarnos si, de primera la rechazan y por otra parte no hay que desconocer el desafío que significa “achuntarle” más a la boca que al resto de la cara y el babero.

Que torpe se siente una, como va a ser tan difícil achuntarle a esa boquita?

Bueno, la cosa va más allá de la buena puntería del que alimenta.

La boca de los bebés es muy distinta a la nuestra.

  1. Dientes: si bien algunos pequeños ya empiezan a asomar sus ratoncitos desde los 4 meses, estos pueden empezar a aparecer hasta los 9 meses, así que tendremos un rango variable de tiempo con uno que otro dientecito. Los primeros en aparecer son los incisivos inferiores y luego superiores, y si bien su función será desgarrar o tirar porciones de alimento más adelante, al inicio de la alimentación tienden más que nada a chocar con la cuchara.
  2. Paladar: el paladar de los bebés es más bien plano al inicio de la alimentación en comparación con el paladar adulto. Esto es necesario para permitir la succión del pezón de la madre, al comprimirlo entre la lengua y el paladar. Es por esta razón que cuando tratamos de alimentarlos con una cuchara pequeña pero profunda, nos devuelven la cuchara con más de la mitad del alimento.
  3. Lengua: hasta antes de la alimentación, la lengua tiene como principal función apoyar la succión de la leche mediante movimientos complejos que facilitan el masaje del pezón para su extracción. Posee además un reflejo, llamado reflejo de extrusión, que es un movimiento involuntario por el cual empujan y expulsan de la boca todo aquello que no sea líquido. Este reflejo tiene por función proteger a los bebés de posibles atragantamientos. Este reflejo comienza a desaparecer al rededor del 6to mes cuando se inicia la alimentación complementaria. En algunos pequeños tarda un poco más en desaparecer y veremos que al alimentarlos, empujan la cuchara o la comida al ofrecérselos. Esta es una señal de que quizás aún no estamos preparados para iniciar la alimentación complementaria y debamos intentarlo un poco más adelante.
  4. Mandíbula: la mandíbula inferior de los bebés recién nacidos está más atrás que su mandíbula superior. Es decir, “tienen la pera cortita”. Esto inicialmente permite el estrecho contacto de la boca con el pecho materno. En la medida que el bebé se ejercita en la succión, la mandíbula va corrigiendo su posición, fortaleciendo de los músculos de la masticación, que luego nos apoyaran al momento de recibir alimentos sólidos. Los niños alimentados al pecho materno, deben hacer un gran esfuerzo muscular para lograr la succión, a diferencia del biberón, donde la salida de la leche es más fácil y fluida. Esto hará que desarrollen un poco más lento sus músculos y en algunas ocasiones, tarden un poco más en lograr los movimientos adecuados para deglutir y masticar.
  5. Tamaño de la boca: quizás lo más evidente es que tienen una boca globalmente más pequeña que la de un adulto. Por lo que deberemos buscar cucharas pequeñas que no dañen las comisuras de la boca.

LAS SPUNI

Una de las maravillas que conocí y que en verdad me ha facilitado la vida, es la cuchara Spuni. Esta cuchara entiende bastante bien la estructura de la boca de los bebés, facilitando entregar de la manera más óptima una porción adecuada de alimento. Es de bordes suaves, no tan profunda, para acoplarse bien al paladar superior que aún solo sabe succionar, y con un mango que asemeja el movimiento natural que hacemos al introducir la cuchara a la boca. Por otra parte, el material con que está hecha no absorbe olores ni colores de los alimentos, por lo que es muy fácil de limpiar, sin que queden residuos. De más está decir que viene en colores muy lindos.

 

DONDE ENCONTRARLAS

Estas maravillas las encuentran en ARAF www.araf.cl y están disponibles en muchísimos colores para hacer de este tiempo un momento muy entretenido y colorido.

Espero que esta información las ayude a conocer un poquito más a sus bebés, y no se desanimen al iniciar la alimentación complementaria.

Como ya ven, va mucho más allá de “achuntarle” a esa boquita, pero vamos! no se rindan! En normal que coman solo unas cucharaditas en un comienzo. Traten de ayudarse de cucharitas adecuadas para la boca de su bebé para que la experiencia sea grata para ambos, y les aseguro que en poco tiempo habrán más guatitas llenas que cachetitos manchados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

No se admiten más comentarios