LA CRISIS DEL AÑO: DE THRILLER

0 Flares 0 Flares ×

Sin título-3

Cuando quede embarazada y en el periodo de esperar a mi Facundo, yo me informe mucho, lógico, quería ser la mejor mamá para mi tan anhelado hijo; y uno de los temas que leí mucho, fue sobre la lactancia y sus crisis de crecimiento. Pueden ver post en siguiente link

Y la verdad que dentro de este año d vida de Facu hay algunas que he percibido más que otras; lo que si me sentía casi victoriosa cuando ya pasado el año, aún ni me percataba de la temida crisis del año.

Y bueno, llegó, y fue de thriller.

Recuerdan los primeros días de sus bebés? Esos días donde solo querían estar pegados al pecho, mamando, mamando y mamando?

Bueno esta crisis es volver al inicio, pero con la gran diferencia que a esta edad cansan mucho más, porque ya gatean caminan se mueven por todos los rincones del hogar; y como si eso fuera poco, están mucho más demandantes en cuando a atención y tienen muy claro lo que quieren, cuando lo quieren y como lo van a conseguir. Por lo que cero escapatoria, si vas al baño y ellos quieren pechuga lo más probable es que lleguen al baño a buscarte y consigan su objetivo!

Entonces de pronto Facundo estaba pidiendo pecho muchísimo más seguido, y lo hacía saber hasta qué su necesidad era saciada.

Pero esta historia no termina aquí, nooooo esto continúa. Porque pasados unos 10 minutos de esta toma de leche ahora, vuelve a querer y con la misma rutina,

Que hacer? Bueno, las más valientes aperran, las menos valientes también, jajajaj es que es imposible negarse a esos ojitos y manitos buscando el pecho de la mamá.

Hace unos días, yo pase esta crisis exactamente a los once meses y medio, la verdad fue agotador me sentí por primera vez desde que soy mamá, agotada, con ganas de tirar la esponja, la toalla y a la guagua por el balcón.

Súmenle a eso que facundo se puso malo hasta para comer su almuerzo y su cena, entonces parece que la pechuga era el máximo placer y con ocho dientes, si bien no me muerde, si sentía los pechos como irritados.

Esto pasó hace una semana, exactamente y llore sentada en el sillón, pensando todo el rato en que rollo me metí, cuando de idi ser tan pro lactancia.

Pasado un rato mi marido me mando a dormir y cuando desperté, mágicamente había vuelto la dulce y feliz mamá y esposa y todo estaba en plena calma como una taza de leche.

Así que mi único consejo es, pidan ayuda si están cansadas descansen, pídanle al marido salir un ratito con su hijo o jugar con él sin buscar a la mamá al menos por una hora. Les prometo que ese tutito me revitalizó, me devolvió las ganas de seguir siendo la mamá pro lactancia que soy y seguir entregando a mi hijo de mi.

Espero les sirva!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

No se admiten más comentarios