EL AMOR DESPUES DEL AMOR

0 Flares 0 Flares ×

 

Acabo de terminar de leer en Facebook, estos grupos de crianza en tribu, me gusta como ver que hoy las redes sociales, forman parte de esta red de apoyo que las mujeres en puerperio necesitamos.

Pero debo confesarles que quede con un gusto amargo;

Primero definiré algunas cosas que creo importante para que entiendan mi pensamiento.

1.- Me enamore profunda y fugazmente de mi esposo.

2.- Al paso de dos meses ya sabíamos que nos casaríamos, NO PREGUNTEN POR QUÉ PERO LO SABIAMOS.

3.- Me casé a los 21 años sin  dudar un segundo de mi decisión.

4.- En los casi 7 años juntos hemos vivido en la gloria y en la meca pero siempre hemos estado juntos.

5.- Hemos luchado por nuestro proyecto de familia, porque creemos en el.

LO DIFÍCIL.

En la vida matrimonial hay de dulce y agraz, y si bien Disney nos vendió la pomada con la historia de felices para siempre, soy una convencida que la felicidad se va construyendo, día tras día.

De lo agraz que hemos vivido nada se compara con el desencuentro matrimonial, con ese periodo en que nos miramos y definitivamente no nos encontramos el uno al otro; y saben cuando ocurre esto? Adivinen!!

Siiii, justo después de la mayor felicidad el nacimiento de un hijo.

EL AMOR DESPUES DEL AMOR

La llegada de un hijo es  amor, es amor filial, amor irrompible porque esa pequeña criatura necesita de ti y de mi, y es simple somos sus padres.

Pero qué pasa con el otro amor?

La mujer como siempre es muy compleja, y en este periodo no es distinto.

El cansancio nos tiene en un estado como de 5% de batería, ósea cuando el iPhone está bien crítico, y en cualquier momento se apaga si lo forzamos mucho.

La presión social, de si amamantaste, cambiaste paño, colectaste incluso si has podido ir al baño bien nos tiene con la cabeza, mitad con la guagua mitad con nosotras intentado cumplir la larga lista de “como ser una buena madre”

Las hormonas, están alborotadas intentado entender y volver a La Paz, lo que tiene hecho nuestro cuerpo un desastre, lloramos por nada, no tenemos deseo sexual, andamos hasta mañosas, y porque no decirlo insoportable.

EL MARIDO.

Duerme en paz en la noche porque no amamanta, y se levanta feliz a trabajar, distrae su mente, tiene variados temas de conversación, y adivinen, nosotras hablamos de guaguas, casas, pechugas, pipis, dormir y guaguas muchas guaguas.

El marido llega a casa y en el mejor de los casos cumple su parte de la casa muda la guagua, lava la loza, ordena un poco, y hasta nos da tiempo onda un “time out” para ir al baño hacer nuestras cosas en paz y hasta darnos una ducha de más de dos minutos.

Y en el peor de los casos este sacristán del diablo, llega a la casa espera que este todo listo, ayuda un ratito con la guagua, mientras sirven la mesa y él se alista para comer.

Cualquiera de los dos especímenes, caída la noche se acuesta busca a esa esposa mujer amante que escogió para pernoctar y se encuentra con que en 3 segundos esta mujer está en brazos de su nuevo amor “morfeo”

Si sentiste que estaba contando tu vida, Sorpresa!. Estás en graves problemas.

Aquí parte el desamor, siiii la queja constante, ya no me amas, ya no me pescas, ahora eres pura guagua. Y la verdad es que sí, nuestra vida se volcó a ese ser que necesita sobrevivir y necesita  a su madre.

Esta parte es dura porque como bien sabemos los hombres necesitan no tener cargas, lea no andar cargados (ustedes me entienden) para funcionar en armonía, de lo contrario todo es un desastre.

LA CLAVE

No existe milagro, solo voluntad y mucha comprensión.

Si ves que solo se gritan con tu pareja, estoy segura que tú ya sabes que es lo que está fallando (las mujeres somos clever)

Como ya sabes el problema, lo importante es sentarse y conversar sin reproches y mucho menos enojados.

Identifica los puntos en los que están fallando, y busquen la solución.

En lo sexual, dispongan sus corazones para amarse nuevamente en esta etapa en esta mutación del amor; sin presiones y menos obligadas sino con los corazones re encontrados el uno en el otro.

Conversen como amigos, conversen muchos verbalicen lo que pasa.

Experiencia

Mi marido es muy “mina”, desde que yo estaba embarazada él asumió algunas labores del hogar como propias, cargar la lavadora, aseo dormitorio, living comedor, y muda baña y da de comer a Facu. Esto para mí es un alivio.

El asunto es que como se nos hacía más práctico colechar, habilitamos una pieza como otro dormitorio matrimonial, para pasar tiempo solos.

Hicimos como práctica enviarnos al día un mensajito al celular (no whatsapp, mensaje de texto) con una frase linda o un té amo.

El entendió a la perfección que mi tiempo y mi trabajo en casa es incesante, jamás para. Así que cuando estoy cansada me cacha perfecto y arma el ambiente para que descanse.

El amor con la llegada de los hijos cambia.

El amor, se torna muy practico,

  • Si me lleven una taza de café caliente siento un amor especial.
  • Si me dejan dormir la siesta en paz es amor profundo
  • Si me preparan el almuerzo es amor eterno.

Lo importante en todo chicas es conversar, sin críticas, cuando sentimos que el corazón está aliviado, la intimidad es fácil placentera y llena de amor.

Pero si estamos desencontrados y peleados nos vemos en el duro tiempo de NO acompañarnos.

Para las mujeres que están embarazadas involucren a sus esposos en este proceso, para ellos el embarazo no es tan vivencial como para nosotras, pero sí podemos hacer que lo vivan un poco más y esta comprobado que liberan hasta más hormonas femeninas.

El amor va mutando y en esta etapa ese amor sexual del polo leo si bien se ve aminorado puede renacer en cosas prácticas que nos alivianen la carga y nos de el tiempo y las ganas de ser abrazadas y abrazar.

Y para terminar, a veces creo que las tribus en Facebook, entienden mal este empoderamiento, y hacen ver a las mujeres que por estar “puerperas” deben ser autoritarias, que no es lo mismo que determinadas, y agresivas que no es lo mismo que firmes.

Entonces finalmente opinan de una fracción de la historia de X que contó en un par de lineas una situación.

Yo creo que nuestro rol como mujeres ha de ser pacificadoras, nosotras no somos débiles pero si por nuestro revoloteo de hormonas en el post parto nos vemos vulnerables y muchas veces dejamos que otros tomen decisiones o se inmiscuyan en la dinámica familiar y de pareja, y creo importante que debemos ser sabias y buscar ayuda en quienes de verdad conocen nuestra realidad como familia, pareja matrimonio etc. Y no en tribus que muchas veces mal entienden el concepto empoderar, como si eso se tratara de imponernos.

Espero se entienda.

Cariños a todas

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

No se admiten más comentarios