CUNAS DE COLECHO – MALENA TRONCOSO Y MARTÍN LIZANA

0 Flares 0 Flares ×

Soy Malena Troncoso y tengo 4 hijos. Uno me lo regaló la vida, al llegar de la mano de mi marido. Otra la aporté yo como mi mayor tesorito y juntos tuvimos dos hijos más. Tengo toda la gama de edades en mi casa: una adolescente, a punto de cumplir 17 años, uno en plena pubertad de 13, uno de 3 años (ufff!! que intensos son los 3 años!!) y un hermoso bebé de 4 meses. Soy periodista y junto a mi marido, diseñador industrial, comenzamos el emprendimiento de Cunas de Colecho hace tres años, cuando nació nuestro primer hijo en común, un poco por suerte, en un momento en el que estábamos buscando la manera de que yo pudiera estar en casa y dedicarme a la crianza.

Mi vida laboral comienza a las 22:00 pm con suerte, a responder mails, cotizaciones, coordinar envíos, movilizar las redes sociales, pagar contadora, facturas, entre medio ir a buscar a una fiesta, volver, dar pechuga, volver y seguir trabajando de noche. Mi marido trabajando a la par, embalando entregas, lijando detalles, viendo las últimas terminaciones y trasladando todo. Él, además de ser el creador de los diseños, se hace cargo de toda la logística de materiales, talleres y maestros. Y anda siempre inventando, encontrando soluciones y creando cosas nuevas. Es un sol, un maravilloso compañero de vida solidario y trabajador.

Estos años que he podido conciliar la familia con el negocio han sido maravillosos y no los cambiaria ni por el mejor puesto de gerencia. Estar el día a día con mis guaguas, reconocer cada avance sutil en su desarrollo, saber sus ritmos, entender sus cambios, acudir a cada una de sus exigencias emocionales al criarlos a tiempo completo, ha sido el mejor de mis trabajos. Y eso me hace profundamente feliz.

Pero bueno, las ojeras no me las saca nadie y soy como una copia de mi misma después de la bomba nuclear. Me gusta pensar que algún día me pondré mi ropa antigua, aunque todavía no la saco ni a palos de la bodega de la casa de mi mama, de su casa en la playa…y que queda en otro país…A veces encuentro juguetes perdidos en mi pelo. Y cuando llega el final del día y no tengo manchas de leche en los hombros y en el baño el confort está enrolladito en su lugar, esa es la gloria!!

Nuestro emprendimiento

Con 5 meses de embarazo le pedí a mi marido que me hiciera una cunita a la altura de nuestra cama, bajita, pegadita, que fuera una extensión de mi cama hacia nuestra guagua. Fue así como tuvimos nuestra primera versión, totalmente adaptada a nuestra necesidad y bastante diferente a las que hacemos hoy. Con el tiempo mi hermana me pidió una, luego mi prima, su amiga de la universidad, un colega, después salimos en una revista y nos pidieron más, el doble, el triple y así llegamos a estar parados sin mucho darnos cuenta, sobre nuestro propio emprendimiento familiar. Hoy enviamos cunas a todo Chile, tenemos muchos pedidos del extranjero y hemos ampliado el negocio a otros muebles para niños, en la misma línea de diseño y confección de las cunas.

Las Cunas

Nuestras Cunas de Colecho son de madera terciada y se componen de paneles que se ensamblan, no usan ningún clavo ni tornillo, por lo que no se necesita de ninguna herramienta para armarlas o desarmarlas. Tienen tres alturas y tres usos: sirve para la etapa de la lactancia temprana (colecho), para la etapa de la independencia (agregándole la cuarta baranda quedo una cuna corral) y después como sillón pequeño o escritorio, con nuestras sillas como accesorio. Es un producto pensado para ser un mueble de habitación que perdure en el tiempo, que vaya creciendo junto a los niños. Asimismo, tenemos veladores, escritorios, mesas con sillas y libreros, además de juegos de madera llamados los “correbolitas”.

PORQUE BUENAS MAMITAS LES RECOMIENDA.

Primero porque son una familia que han privilegiado la vida familiar, adapto sus necesidades, sus tiempos, y sus prioridades.

Segundo porque sus cunas tiene atributos que van más allá del negocio,  son funcionales, son maderas con tratamiento ecológico y sus productos son versátiles, al cumplir más de un uso.

Otra cosa que amo de este emprendimiento es que nace de la necesidad de tener a su cachorrito cerca, lo que para mi como Helga Ortiz, habla de una conexión con la maternidad y con el hijo gestado.

En cuanto a su material está tratado de una manera no tóxica, ya que en vez de barniz está impregnada en aceite de linaza, lo que permite que los niños estén en contacto con ella, sobre todo en su periodo de dentición. Y sin ir más lejos cumple con los estándares internacionales de seguridad de la OMS sobre la altura y las distancias que deben tener las barreras entre sí.

Finalmente todos los productos de Quna Colecho  tiene identidad, un diseño propio, cuidadosamente pensado para que además de práctico y seguro, sea estético, simple y natural.

100% recomendado este emprendimiento esta familia y sus creaciones.

Los encuentran en:

 

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

No se admiten más comentarios